Willian y Hazard llevan al Chelsea a la final de la FA Cup

Willian y Hazard llevan al Chelsea a la final de la FA Cup

Chelsea y Tottenham se medían en una semifinal con doble objetivo. Uno en común: llegar a la final. El otro, para los blues, era olvidar el acercamiento de su rival en la liga. El de los Spurs, meterle aún más presión. Pero los de Conte no se dejaron pisar. Con Willian y Hazard en un estado de gracia, ganaron 4-2 y están en la final.

Willian adelantó dos veces al Chelsea

Amanecía el partido en Wembley y ya el grito de gol se hacía escuchar. Alderweireld cometió una infracción cerca del área y Willian no perdonó. El brasilero ejecutó de gran forma y engaño a Lloris, que fue a buscar al otro palo. Gran tiro libre para poner el 1-0 a los 4′.

Aquél tempranero tanto obligó al Tottenham a tomar las riendas del partidos. La posesión era de los Spurs pero no lograban incomodar a Courtois. Del otro lado, un cabezazo de Batshuayi fue dominado sin problemas por Lloris.

En el minuto 18 llegó el goleador para igualar el encuentro. Eriksen tiró un centro bajo que parecía sencillo de rechazar. Pero allí apareció la categoría de Kane. El inglés bajó el cuerpo, giró la cabeza y apenas peinó el balón. De esa manera, la pelota tomó velocidad e ingresó junto al palo. 1-1 el encuentro en Wembley.

Luego de volver a dejar el partido como en el principio, la intensidad siguió. Tottenham dominó y mantenía la pelota cerca del área blue. Y no sólo eso, sino que cuando podía, peofundizaba. Por las bandas, por el centro, por todos lados sufría el Chelsea.

Llegando a los 35′ fue cuando peor la pasó el líder de la Premier. Dier cabeceó y apenas rozando el poste pasó la pelota. Luego de eso, Courtois debió contener un disparo de Eriksen.

Pero, en el peor momento blue, llegó lo inesperado. Se moría el primer tiempo. Moses recibe una pelota en el área, encara y, ante la barrida de Son, se arroja al piso. El coreano señalaba que no, pero el árbitro marcó penalti. Una ayuda que Willian cambió por gol a los 43′ y puso el 2-1. Con ese resultado, se terminó el primer tiempo.

Hazard solucionó los problemas de Conte

Y todo comenzó como un calco. El dominio Spurs era evidente. Chelsea se replegaba y apenas se limitaba a mirar la pelota. Esta vez no llegó un gol blue. Esta vez fue diferente.

Un centro preciso de Eriksen terminó en los pies de Delle Alli. El delantero le ganó a David Luiz, anticipó y definió ante Courtois. A los 51′, todo igualado nuevamente.

En el minuto 60 se dio un giro en el partido. Hazard y Diego Costa ingresaron al campo. Y vaya que lo han hecho. A partir de ese momento, otro Chelsea se vio en cancha.

Tardó 15 minutos en ser decisivo el belga. Agarró un rebote en el área. Engañó al marcador una vez y definió cruzado. Su disparo de zurda se metió pegado al palo de Lloris. A los 75′, Hazard marcaba el 3-2 para los blues.

No hubo mucho tiempo para decir si Tottenham adelantó sus líneas o no. Si el gol de Hazard fue un golpazo, imagínense lo que sigue después. Con decir que fue aún peor, ya pueden imaginarlo.

Hazard, otra vez, cogió el balón en la banda izquierda. Eganchó hacia el medio. Comenzó a acomodarse para disparar pero no logró conseguir el espacio. En ese momento, cedió para Matic que venía lanzando desde atrás. El mediocampista no dudo. De primera, sacó un zurdazo brutal. Lloris tan sólo fue espectador de lujo. La pelota chocó con el travesaño y salió hacia adentro del arco. Poesía en el remate. Así, los blues se ponían 4-2 a los 83′.

Luego de eso, sólo hubo tiempo para un milagro en el arco blue. La pelota, de milagro, tomó efecto y no ingresó a gol. A pesar de eso, el Chelsea logró una victoria clave y se metió en la final. Tottenham, buscará el milagro en la Premier. ¿Podrá?




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *