Umtiti compra el billete de Francia a Moscú

Umtiti compra el billete de Francia a Moscú

Umtiti y un cabezazo que bien podríamos decir que abrió la segunda parte del Francia-Bélgica, dio el pase a la final de Moscú al equipo de Didier Deschamps. Un equipo que se ha abierto paso a “cabezazos”. Pétrea, rocosa, defensiva, pero no por eso menos efectiva, con muy poco, Francia nuevamente batió a su rival.

Bélgica fue nuevamente liderada por la estrella del Chelsea, Hazard. Los cambios de ritmo de Eden lograron hacer sufrir a una Francia que aún así pudo controlar el encuentro. Los belgas, que fueron la selección que mejor fútbol realizó en la competición, se quedan a las puertas de la final que se jugará en Moscú. Un partido en el que Francia esperará rival del encuentro que mañana disputarán Inglaterra-Croacia.

El Francia-Bélgica tuvo todo aquello que se puede esperar de un partido del índole de unas semifinales de Mundial, todo menos goles. Un solitario tanto de Umtiti desequilibró la balanza a favor de los galos. El equipo de Roberto Martínez desplegó una vez más su buen hacer y los de Deschamps apenas salieron de su campo en la primera mitad. Hazard en dos oportunidades esplendidas tuvo en sus botas abrir el marcador. Por otra parte una potente zancada de Mbappé en el primer minuto supuso la primera ocasión del partido.

Bélgica seguía apretando y Alderweireld a la media hora estuvo a nada de sorprender a LLoris. Potente disparo del central del Tottenham. Que veía como su compañero en el equipo inglés, Hugo Lloris, sacaba una milagrosa mano. Francia sufría. Pero la realidad es que el conjunto galo como ya sucedería ante Uruguay, sabía muy bien lo que hacía.

Apoyados en Giroud, salvados por Umtiti

La entrada de Griezmann como falso nueve y la de Dembelé en el once inicial ante Australia dejó mucho que desear en el ámbito ofensivo de los franceses. El jugador del Barcelona se difuminó y dio paso a un necesario Giroud que con sus actuaciones, si bien silenciosas. Ha dejado claro quién es el nueve en la selección francesa.

Apoyados en él ofensivamente, al igual que Rusia con Dzyuba. Francia ensanchó el campo con los Mbappé y Griezmann y no tardaría en llegar la primera ocasión. En los instantes finales del primer tiempo Pavard, con un potente disparo, obligó de nuevo a Courtois a realizar una gran parada. Llegaba el descanso a San Petersburgo y Francia se metía en el partido.

Una jugada a balón parado como contra Uruguay, cambiaría al completo el devenir del encuentro. Remate de cabeza y gol de Umtiti. Francia se adelantaba en el marcador. Los planes no cambiarían. La Francia defensiva que se ha podido ver durante el Mundial se acrecentó en la segunda mitad para asegurar unas finales que hacía doce años no pisaban.

A cabezazos pero en Moscú. La Francia de Deschamps espera rival del Croacia-Inglaterra.



Carlos Yago Granell

Carlos Yago Granell, Valencia, 2000. Me encanta el fútbol, mi pasión? el Levante, seguidor de la NBA, mejor dicho de los Cavaliers, Lebron? mejor jugador del mundo, en mi tiempo libre juego al basket en el Valencia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *