Política aparte: Estados Unidos-México

Política aparte: Estados Unidos-México

Pasadas las elecciones presidenciales en E.U, en Columbus había clásico de la CONCACAF. Estados Unidos vs México en el inicio de las eliminatorias mundialistas. El ambiente era tenso, dos eternos rivales se veían la cara por enésima vez. Se respiraba el morbo. Pero en este caso, la política quedó a un lado. Incluso, se tomaron una foto todos juntos como un gesto de unión.

Sorpresa

Históricamente, el Mapfre Stadium ha sido un dolor de cabeza para el conjunto mexicano. Inició el partido y, para sorpresa de muchos, el ‘Tri’ salió al ataque desde el primer minuto. Un disparo al poste de Jesús Corona a los 10′. Estados Unidos temblaba ante un ataque potente. Al 18′, Miguel Layún engancha y saca un disparo poco potente y que, gracias a un desvío, da el 0-1. Se rompía la sequía de goles de 15 años. Al menos ya no sería un dos a cero. Cinco minutos después, Carlos Vela estrelló la pelota en el travesaño luego de un cabezazo. Final del primer tiempo. Los de Klinsmann apenas pudieron ver el arco de Talavera.

Round 2

El tiempo complementario arrancó de forma contrastante. A los tres minutos, Bobby Wood remata dentro del área y el balón entra a las redes; 1-1. La selección de las barras y las estrellas mejoró de la mano de Bradley y Pulisic. México ni la olía, aparecían los fantasmas una vez más. Encima, el juego se volvió brusco, trabado, lleno de faltas.

Osorio dio ingreso a Irving Lozano, pero apenas tuvo algunas ocasiones. Restaba un cuarto de hora al encuentro, ambas selecciones nerviosas; sin embargo, el empate no lucía como algo malo. De pronto, los visitantes subieron la intensidad; al 89′ consiguen un tiro de esquina. Layún manda el balón a primer poste, este se encuentra con Rafael Marquéz; contacto inminente y la esférica se colaba por el poste más lejano. 1-2. El capitán mexicano siempre apareciendo en los momentos importantes.

Luego de empujones y palabrerio, el árbitro pita el final. México se llevó más que tres puntos, levantó el orgullo nacional.

Otra cosa

Resulta difícil no relacionar el partido de ayer con el proceso electoral del martes anterior. Seguramente, en la mente de muchos futbolistas mexicanos estaba aquel suceso. No obstante, lo del viernes fue solo futbol, un fenómeno social que une personas. Independientemente de lo hecho en el terreno de juego, lo político no debe influir. Este deporte es una fiesta y así debemos verle siempre.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *