La importancia de un líder en el vestuario

La importancia de un líder en el vestuario

De sobra es conocido que los jugadores, al igual que nosotros, tienden a juntarse en grupos de gente con la que se siente más afín y más cómodos, de este modo, comparten habitación durante concentraciones y en la mayoría de los casos terminan siendo íntimos amigos. Un hecho que puede verse como una gran arma a la hora de jugar un equipo, en ocasiones puede volverse contra el propio equipo, creando distancias con los demás grupos o adoptando malas actitudes, recordaremos el curioso caso de Marcelinho Carioca y Romario, dos jugadores de una gran clase, técnica y calidad que dejaron temblando Valencia, y no nos referimos a Mestalla sino más bien, para desgracia de la afición, a las barras de bares y locales nocturnos de dudosa reputación, no hay que pensar que es un hecho aislado, recordemos a Gago y Éver Banega, no se sabe cuál era peor influencia para el otro, sus propias actitudes fueron las culpables de que no triunfaran en la ciudad del Turia.

En los primeros días de pretemporada podemos observar como empiezan a crearse nuevos grupos, en ocasiones llamados “clanes” como el que fue el clan portugués, hace un par de años, formado por Postiga, Ricardo Costa, Joao Pereira.

Estos días tendrá una re-válida Fede, quién tras su llegada se dejo adoctrinar por Banega, lo que afectó negativamente a su temperamento, con unas cualidades físicas muy buenas pero que no podían tapar estos matices. Pako Ayestarán habló de “liderazgo tóxico”, y en realidad no descubrió nada nuevo, pero si que mostró las cartas sobre la mesa haciendo públicos los nombres, Álvaro Negredo, Enzo Pérez, y Diego Alves, los tres están en la rampa de salida, sus rendimientos deportivos han sido dispares siendo el de Negredo el menos satisfactorio.

2010-07-21_IMG_2010-07-21_20-03-27_en245a-1

Cuando un equipo no tiene un líder fuerte el grupo se resiente, Dani Parejo dejó la capitanía este año con la llegada de Gary Neville, sobre los números su calidad y su rendimiento es incuestionable, pero a pesar de su veteranía en el vestuario valencianista no hizo frente a situaciones que lamentablemente acarrearon problemas deportivos. Este año los portadores del brazalete deben ser capaces de evitar situaciones como la del año pasado en Rusia, cuando un grupo de jugadores jugaban muy por debajo de sus posibilidades para forzar la salida de Nuno Espirito Santo, la situación casi acabó en trifulca en el avión de vuelta a Valencia, y esta es solo una de las anécdotas que muestran que este año el equipo ha necesitado de ese carácter especial que convierte a un jugador en un líder.

Hace dos años falleció el ex-entrenador valencianista Alfredo Di Stefano, el cual dijo una vez “Ningún jugador es tan bueno, como todos juntos”. Estos clanes, que posiblemente perjudiquen más al equipo que lo beneficien, deberían limitarse a lo extra-deportivo y no crear distancias al vestuario, que recordemos ya es bastante convulso de por sí mismo, a razón de la inminente venta, los últimos tiempos de inestabilidad social, “rajadas” de futbolistas y la competencia por puestos que en ocasiones llega a la máxima rivalidad. Estos problemas en el pasado los solucionó el director deportivo valencianista, Rufete, con el fichaje de un líder natural para el vestuario. Una persona tranquila, con una vida privada sin escándalos, humilde, trabajador y trabajador; Seydu Keita, que la siguiente temporada fue relevado por el temperamento de Nicolás Otamendi, quien se ganó el cariño de la grada con su esfuerzo y exhibición de capitanía en el campo. Este año los jugadores referentes aunque jóvenes saben lo que es el sentir del valencianismo, porque además de ser en gran parte valencianos, llevan en Mestalla algunas temporadas y saben de la exigencia que conlleva la camiseta del murciélago. La afición tras una desastrosa campaña está respondiendo en la campaña de abonos a pesar de la ausencia de fichajes (solo se ha logrado firmar a Luis Nani), es la hora de ver coraje, entrega y vivir grandes noches en Mestalla.Valencia-Molinon-MIGUEL-RIOPA-AFP_1429667228_3296814_1200x802



Sergio Hidalgo

Sergio Hidalgo. Alzira – Valencia - Melbourne, 1985. Director de XtremeFutbol. Orgulloso de ser profesor, redactor como forma de vida. Fútbol, innovación, pedagogía, marketing y felicidad. Doble o nada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *