Pacto de no agresión en el Luzhniki

Pacto de no agresión en el Luzhniki

Pacto, biscotto, muchas palabras rodeaban el Francia-Dinamarca, pero la realidad es que no hubo intensidad a lo largo del encuentro y tanto franceses como daneses vieron como sus respectivas selecciones, sin sufrimiento alguno, pasaban a la siguiente ronda.

Francia, obviando que un empate contentaba a ambos, sacó a relucir a algunos integrantes del banquillo como son los Mandanda, Sidibe, Kimpembe, Nzonzi, Lemar o Dembelé. Dio descanso a algunos titulares teniendo en cuenta la eliminatoria de octavos. Sin abandonar su estilo, los de Deschamps no propusieron nada a lo largo de los noventa minutos y confiaron su juego en contras llevadas a cabo por los Dembelé, Griezmann…

Por otra parte, Dinamarca. Sabiendas que una posible victoria de Australia los dejaba fuera de la siguiente ronda, siempre y cuando perdieran contra Francia. Dio a conocer un once prácticamente titular, en el que no dejaba fuera a ninguno de sus pilares. Centrados en Eriksen y en las contras de Sisto y un Braithwaite muy activo durante la primera parte, la selección danesa logró proponer un juego más vistoso que sus rivales.

Falta de intensidad

Varias internadas seguidas de Braithwaite hacían pensar que estaríamos ante un partido atractivo. Lo cierto es que la primera mitad fue un espejismo de los que se pudo ver en la segunda. Minutos después Giroud, tras una buena jugada, estuvo a punto de marcar un gran gol para los suyos. Schmeichel sacó una mano salvadora y los de Deschamps tardarían en llegar a la portería del meta del Leicester.

Dinamarca no le perdió la cara al encuentro y a través de Eriksen pudo marcar el primero del partido. Pero el futbolista del Tottenham acabó pidiendo penalti. Sin lograrlo pero acabó pidiéndolo. Llegaría el descanso con un disparo de Dembelé que se marcharía muy cerca del arco danés.

Mbappé y Fekir salieron en la segunda mitad pero no lograron crear peligro alguno a Schmeichel. Predominaría la falta de intensidad y un Pacto de no agresión entre ambos equipos. Francia pasó como primera y Dinamarca no vio peligrar su puesto en octavos.

 

 



Carlos Yago Granell

Carlos Yago Granell, Valencia, 2000. Me encanta el fútbol, mi pasión? el Levante, seguidor de la NBA, mejor dicho de los Cavaliers, Lebron? mejor jugador del mundo, en mi tiempo libre juego al basket en el Valencia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.