Derbi Sevillano, el gran derbi

Derbi Sevillano, el gran derbi

Derbi Sevillano

Para nosotros, el mejor, el mayor y el más bonito acontecimiento del año. El partido que siempre se mira en el calendario el primero y en el que sabes que hay que salir a matar o morir en el intento. Ese partido en el que no hace tanto tiempo, el 80% de los jugadores eran de la ciudad.

Ahora, que haya algún canterano es la novedad, que alguien de la casa, del club, de la ciudad. De esos que han vivido y mamado ese sentimiento por el club desde la más tierna infancia. Ese al que el padre, abuelo o tío de turno lo llevaba al estadio a ver a su equipo jugar y tener al niño 2h callado. O al contrario, dos horas dando guerra a los demás espectadores de alrededor pero que en cuanto no iba a un partido todo el mundo preguntaba por él. “¿Porqué no te has traido al niño hoy?” “¿Y el niño? ¿Dónde te lo has dejado?”

Ese jugador que aunque estuviera en el filial sevillista, y entrenara algunos días con los que era, son y serán sus idolos, pero llegaba el domingo y caminaba a Nervión desde La Espumosa como un aficionado más. A sentarse en su sitio de siempre, el de toda la vida, con su otra familia, esa que no lleva la misma sangre, o eso dicen los médicos.

Ahora estamos en una época, donde además de pocos jugadores de la casa, hay hasta pocos jugadores españoles. Casi todos son extranjeros, ingleses, franceses, italianos, brasileños, argentinos. Realmente la nacionalidad de los jugadores poco importa, direis algunos. Pero me podeís dar el beneficio de la duda. Jamás habrá un brasileño, argentino o francés que ponga más sentimiento que un chaval de la casa. Ese que lleva todo el año esperando este partido, que es capaz de partirse la pierna por un balón o de abrirse la cabeza por rematar un centro.

Afición

Esa parte tan importante como los propios jugadores, puede que incluso más. Son esos que ya pueda jugar su equipo contra el Ceuta en Copa del Rey, un miercoles a las 22 de la noche y ahí están. Esos que ese mismo equipo que ha jugado contra el Ceuta, juega el Jueves siguiente en Maribor y alli estan 50-60-70 tíos locos de la cabeza que se hacen más de 60 horas de carretera para ver jugar a su equipo.

Aquellos que llega este día y tienen el cuerpo un ‘Nervioneo’ desde la noche anterior al partido que apenas le deja dormir. Esos que se pasan todo el dia trabajando, el que puede con la camiseta de su equipo, el que no, sufriendo por dentro por no tenerla puesta. Y a cada minuto que pasa, con cada amigo, compañero con el que habla más aumenta su engorilamiento. Que en cuanto llega la hora de irse a casa, va de visita, porque sabe que los días grandes solo hay un sitio para esperar el partido.  Con su otrora familia, la que siente como él. Los que han tenido el mismo nervioneo y el mismo nivel de engorilamiento que tú.

Partido

Ese momento, el de llegada al campo, después de la prevía con tu cuadrilla. Que llegas a tu asiento y no sabes si es el tuyo pero da igual, ahi todos os colocais como podeis, para verlo todos juntos. A la espera de que el arbitrillo de turno pite con su silbato.

Ese pitido que no escucharas porque tendras a 45 mil personas alrededor tuya que se están dejando la garganta tal y como tu estás haciendo por animar a esos 11 gladiadores que tenemos sobre el campo. Esa garganta que no para durante los siguientes 90 minutos y que llegas a tu casa afónico luego. Esa garganta que te llevas 3 días sin poder hablar, tengas al día siguiente la reunión más importante de tu vida. Ya te da igual lo que sea, solo te importa esos 90 minutos más el descuento.

Y que al final de ese tiempo, cuando el arbitro vuelva a pitar, esta vez tres veces seguidas, tu equipo, ese de rojo y blanco, en su casa, en su templo, vuelva a tener una nueva victoria en su casillero y en el derbi.



Álvaro Fernández

Álvaro Fernández Lara – Sevilla, 1994. Estudiante de Informática. Fútbol, Rugby, e-Sports, Familia y Amigos. Buscando hacer algo más grande.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.